Para África desde Alicante

Un proyecto modesto, pero lúcido, en un continente al que no se le presta la atención internacional debida ni siquiera por la UE

Lo materializan unos alicantinos visionarios creyentes en el sueño de un sacerdote ruandés salvado milagrosamente del genocidio que hace ya unos cuantos años asoló Ruanda. Es el proyecto de un cura ruandés que pudo refugiarse en Uganda y salvar la vida que perdieron unos cuantos compañeros de sacerdocio. Llegó a Alicante y se vio arropado por ‘chiflados’ que no veían imposible sacar de la miseria a unos cientos de niños y sus familias en Katwe-Kenziga, en el distrito de Sembabule, a unos cien kilómetros de la capital, Kampala, y en Ikoba, a 40 kilómetros.

Esta ONG alicantina lleva el nombre de Rafiki África y trabaja por el desarrollo de unos cientos de familias en un continente que tiene mil doscientos millones de habitantes y que en el 2050 (dentro de 29 años) alcanzará los tres mil millones. Algunos expertos en geopolítica mundial lo denominan ‘el continente del futuro’. Tiene recursos naturales importantes sin explotar y solo necesita que los nativos, con la ayuda generosa del mundo desarrollado, los pongan a funcionar. De lo contrario, “el grave problema de las migraciones se tornará insoportable, de unas consecuencias terribles, sobre todo para Europa”, como bien señala Juan Almira, uno de los integrantes del equipo directivo de la ONG, ninguno de los cuales cobra ni un euro, sino que, como el resto de compañeros, aporta dinero a la causa y presume de que todo euro de la oenegé va íntegramente a los beneficiarios de Uganda, a las escuelas y a los talleres de formación agraria y de otro tipo en unas zonas rurales que están mejorando la vida de sus habitantes.

VER NOTICIA COMPLETA

Compartir en: